lunes, 9 de julio de 2007

Tecnologia del Hormigon Estampado

La diversidad de texturas, colores y diseños, sumado a la amplia gama de aplicaciones, convierten a la técnica del hormigón estampado en el aliado ideal para construir pisos, veredas y accesos, con costos reducidos y de gran valor arquitectónico.


Esta técnica consiste en estampar, con herramien­tas especiales que confie­ren una textura tridimen­sional, colorear y endu­recer una superficie de hormigón ya colocado en el lugar diseñado, lográndose una apariencia natural de materiales tales como ladrillo, adoquín, laja, piedra o cerámica permitiendo una gran variedad de diseños y colores.

PRINCIPALES USOS:

Comerciales e industriales: ga­lerías comerciales, shoppings, supermercados, proyectos de urba­nización, complejos habitacionales, countries, plazas y aceras, obras públicas, caminos, senderos peatonales, veredas, estaciona­mientos, etc. v en general todo tipo de pisos con alto tránsito vehi­cular o peatonal.

Residenciales: pisos interiores o exteriores, patios, galerías, accesos a garages, caminos interiores y huellas, zonas de estacionamiento de vehículos, bordes de piscinas y solariums antideslizantes, escaleras y zócalos.

PRINCIPALES VENTAJAS:

Pisos de hormigón con un trata­miento que le confiere gran resisten­cia a la superficie y con una termi­nación final con un sellador que protege los colores y sella los poros del material. Se evita la construc­ción del contrapiso, la carpeta de asiento y la mezcla para la coloca­ción del piso. Libre de todo mante­nimiento por muchos años.

Ahora, el piso sigue al diseño y no es el diseño el que debe ajustarse a un tipo de piso.

Gran variedad de diseños, a ele­gir entre diversos materiales, tales como ladrillo, adoquín, laja, piedra o cerámica permitiendo combinar distintos colores, texturas y relie­ves que permiten al profesional un proyecto personal y único en cada obra, con un costo menor sobre los materiales tradicionales.


Especificaciones Técnicas para la Realización de Pisos de Hormigón Estampado

La técnica utilizada para realizar superficies de hormigón decoradas consiste en la ejecución in situ de una losa monolítica estructural de hasta 10 cm de espesor, dependiendo si hay contrapiso existente, que en estado fresco se incorpora luego un endurecedor con color sobre su superficie y pos­teriormente, previa colocación de un agente desmoldante, se estampa con moldes con textura tridimen­sional que reproducen la aparien­cia natural de diversos materiales, permitiendo gran varie­dad de di­seños y co­lores. Tam­bién puede realizarse como carpe­ta de 5 cm de espesor, sobre losa o contrapiso existente.

PRODUC­TOS Y MA­TERIALES

El hormigón deberá tener una resis­tencia míni­ma a la compresión de 21 MPa a los 28 días, y un asentamiento de 7 m a 10 cm. Se utilizan fibras sintéticas como ar­madura secundaria de 15 mm de largo incorporadas a la masa, a razón de 0,600 kg/m3.

PREPARACIÓN

La base, deberá es­tar perfectamente compactada. Antes de colar el hor­migón humedecer repetidamente la misma a fin de evi­tar la pérdida de hu­medad del hormigón fresco.

Colar, nivelar y alisar la losa mediante los procedimientos habi­tuales. Deben colocarse juntas de manera de formar paños de 10/15 m2 de tamaño, utilizando cortes con disco; sellándolas posterior­mente con sellador elástico.


DESCRIPCIÓN Y USO DEL ENDURECEDOR CON COLOR

Es un producto especialmente diseñado para colorear y endure­cer la superficie del hormigón es­tampado. Es una mezcla en polvo integrada por cemento, pigmentos no metálicos resistentes a los ra­yos ultravioletas y otros agentes atmosféricos, agregados no reacti­vos y agentes acondicionadores de la superficie. El endurecedor per­mite obtener una superficie dura y densa especialmente necesaria pa­ra caminos peatonales, senderos y veredas, patios, accesos a garages y zonas de estacionamiento de vehículos.

APLICACIÓN

Una vez que el hormigón alcance el estado plástico y el exceso de agua haya desaparecido de la super­ficie, se aplica el endurecedor, para la mayoría de los colores y de las áreas de servicio normal, a razón de aproximadamente 3 kg/m2. Los colores claros y las áreas de alto tránsito pueden re­querir cantidades adicionales, pero nunca más de 6 kg/m2.

Para esparcir el material sobre la superficie se emplea la técnica de voleo a mano, utilizando un guante de goma y una mascarilla filtrante para protegerse. Dejar reposar el endurecedor sobre la superficie por algunos minutos; esto permitirá que la humedad de la superficie del hormigón humedezca el polvo.

La primera aplicación requiere aproximadamente 2 kg/m2. En la segunda aplicación se utiliza el resto del material hasta alcanzar una distri­bución uniforme en toda la superfi­cie. Se pasa una llana de madera después de la primera aplicación, fratasando la superficie. Después de la segunda aplicación del endurecedor, se termina la superficie manteniendo la consistencia de la técnica de alisado y evitando un fratasado demasiado fuerte, a fin de obtener un color uniforme. Un ex­ceso de fratasado puede decolorar el hormigón. No debe agregarse agua sobre la superficie del hor­migón durante su terminación. To­da el agua necesaria proviene de la masa del hormigón.

DESCRIPCIÓN Y USO DEL AGENTE DESMOLDANTE

Es un producto especialmente diseñado para asegurar que los fi­nos detalles del molde texturado sean transferidos apropiadamente al hormigón fresco ya coloreado. El agente desmoldante es un polvo impermeable incoloro o coloreado, que forma una membrana de sepa­ración y lubricación entre la carpe­ta de hormigón recién colocada y los moldes para estampar. La combinación de los colores del des­moldante con el color base del endurecedor produce variantes muy agradables con matices y efectos de envejecimiento muy decorati­vos. Cuando se lo utiliza sólo, realza el color gris natural del hormigón y define las líneas de la tex­tura del molde elegido.

APLICACIÓN

El agente desmoldante puede ser aplicado sobre la superficie del hormigón ni bien haya desapareci­do toda el agua remanente de su superficie. Se utiliza la misma téc­nica de voleo para esparcirlo sua­vemente por el área a trabajar, manteniendo los mismos recaudos para su manipuleo; teniendo cui­dado de no aplicar una capa dema­siado gruesa que podría disminuir los detalles del estampado, ni tam­poco una capa demasiado fina que pueda provocar que el hormigón fresco se adhiera al molde. Se uti­liza aproximadamente una canti­dad de aproximadamente 0,15 kg/m2.

ESTAMPADO:

Inmediatamente después de apli­car el agente desmoldante se está en condiciones de comenzar a colo­car los moldes con el diseño elegi­do, cuidando especialmente mante­nerlos ajustados, esto evitará luego retoques adicionales de termina­ción. Los moldes no necesitan ser golpeados fuertemente pues solamente se apoyan sobre el hormigón y no se introducen en él. Los mol­des pueden ser levantados inmediatamente luego del estampado y vueltos a colocar en un nuevo sitio. Cuando se trabaja en lugares estre­chos o de difícil ubicación de los moldes comunes, se emplean mol­des flexibles de menor espesor.


TERMINACIÓN

Una vez concluido el estampado debe permitirse el endurecimiento del hormigón por tres días o más. Luego se barre la superficie y se limpia con agua a presión para quitar totalmente el exceso de polvo desmoldante. Se podrá dar la terminación final en un solo día, utilizando una sopladora para secar la superficie húmeda del piso.

Finalmente con la superficie perfectamente limpia y seca, se aplica un líquido sellador transpa­rente a base de solvente acrílico en dos capas, la primera muy liviana y dejando secar aproximadamente una hora, aplicar una segunda capa normal, utilizando un pulverizador de baja presión del tipo de los uti­lizados en jardinería, hasta el nivel de saturación a una altura de 20 cm. Esto impermeabilizará la su­perficie porosa del hormigón, con­firiéndole gran resistencia a los ra­yos ultravioletas y contra manchas de humedad, de aceites y de origen ácido; a la vez que realza los colo­res de la superficie. No aplicar an­te la posibilidad inminente de llu­via. Cubrir y proteger toda el área adyacente (vidrios, superficies pin­tadas y vegetación).

La cantidad aproximada de se­llado a utilizar es de 0,20 l/m2, por capa.

1 comentario:

X M Carreira dijo...

Queda bastante bien en pavimentos, la verdad.